La Capital - 09/09/2020


El sector privado de la salud en Rosario ya amplió todo lo posible su capacidad: se declara en alerta
"Si no nos hubiésemos preparado, con 500 casos diarios estaríamos colapsados", aseguró el dirigente Roberto Villavicencio

La preocupación es grande y se nota cuando uno habla con los referentes del sector privado de la salud de Rosario. En este momento el nivel de contagios de Covid-19 en la ciudad es crítico y las instituciones médicas ya ampliaron todo lo posible sus capacidades de respuesta, tanto en cuanto a cantidad de camas de terapia intensiva como a los recursos humanos indispensables. Así lo informó a La Capital Roberto Villavicencio, presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados de Rosario, entidad que ofrecerá en el transcurso de la mañana una conferencia de prensa para contar detalles de la situación. 

"Está libre entre el 20 y el 30% de las camas críticas del sector. Esto es justamente lo que ampliamos con inversiones económicas y previsiones de todo tipo durante los primeros meses de la pandemia. Si no hubiésemos hecho esas transformaciones, hoy, con 500 contagios por día, ya estaríamos colapsados", sostuvo el médico.
Entre el 12 y 14% del personal que se desempeña en las clínicas y sanatorios no está asistiendo a sus trabajos porque quedó exceptuado por diversos motivos: edad, enfermedades pre-existentes, personas al cuidado de niño o mayores y porque se suman los agentes que se contagian o se aíslan todas las semanas. "El tema de los recursos humanos es crucial. Y en camas críticas la necesidad de personal capacitado y la demanda de esos profesionales es diferente. Una enfermera, por ejemplo, que asiste a pacientes en camas generales puede atender entre 8 y 12 camas en un turno de 8 horas (controles de temperatura, cambio de sueros, etc) pero en unidad de terapia intensiva puede abarcar a la mitad de esos pacientes porque obviamente las necesidades de esas personas son otras", remarcó.
Villavicencio destacó que también, como sucede en todo el país, son habitualmente escasos los recursos en cuanto a cantidad de médicos terapistas y kinesiólogos que trabajan en áreas de cuidados intensivos.
"Vimos venir la curva de ascenso, sabíamos que iba a llegar y que Rosario al estar tan próximo a Amba podía tener una situación compleja, por eso nos preparamos", dijo el presidente de la entidad, quien además está al frente de Grupo Oroño que hace unos meses inauguró un sanatorio especialmente dedicado a Covid. Por entonces, cuando casi no había casos en Rosario, podría parecer una medida hasta exagerada, hoy se transformó en una necesidad vital.
Todas las entidades del sector modificaron sus instituciones en cuanto a cantidad de camas y personal. "Con este nivel de contagios, cada día ingresan 25 nuevos pacientes con Covid a los sanatorios y el sector privado tiene en total 400 camas. Si los contagios no se detienen las complicaciones están a la vista", dijo Villavicencio quien apeló al compromiso de los ciudadanos para que "entre todos podamos frenar esta suba considerable".
"No, ampliar más es muy difícil, estamos al límite de nuestras capacidades en ese sentido. Todavía podemos dar respuestas pero es imprescindible que la curva empiece a bajar", remarcó.