RADIO MITRE 

06/01/2021


Rechazo del sector privado de salud a la suspensión del aumento de prepagas: "Nos dejó descolocados"


Alberto Fernández derogó el incremento acordado. Rodrigo Sánchez Almeyra, vicepresidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales privados, habló al respecto.


Una de las últimas medidas del presidente Alberto Fernández en el 2020 fue derogar el aumento del 7 por ciento en el servicio prestado por las empresas de medicina prepaga, que iba a hacerse efectivo a partir de febrero. La decisión desde Casa Rosada generó el rechazo del sector privado de salud, y en diálogo con El Puente de Radio Mitre Rosario, Rodrigo Sánchez Almeyra, vicepresidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales privados, explicó los motivos.

"En octubre se había hablado con el Gobierno que el atraso que tenía el arancel de la medicina privada en la Argentina por aumento de costos necesitaba un ajuste del 25 por ciento. Desde el Ministerio de Salud habían aceptado que ese incremento se divida dos etapas de 15 por ciento en diciembre y 10 por ciento entre febrero y marzo", detalló en primera instancia uno de los representantes del sector privado de salud en Rosario. 


"Con el aumento de diciembre hubo marcha atrás y en vez del 15 por ciento se aplicó el 10 por ciento, luego teníamos que recuperar ese aumento. Ahora hubo una abrupta marcha atrás dejándolo sin efecto, nos deja a todos los referentes de la medicina privada muy descolocados y nos obligara a trabajar en 2021 muy por debajo de los costos que nosotros tenemos", agregó.

El freno al aumento fue el segundo revés que recibió el sector, luego que el Gobierno haya decidido suspender el programa ATP. "No hay ninguna duda que el sistema de salud necesita una reforma muy importante, es un sistema muy desfinanciado", aseveró Sánchez Almeyra.

Entre los problemas que identifica, detalló: "La accesibilidad es céntrica de Buenos Aires hacia el resto del país. Es muy desigual en la distribución de los recursos, los sueldos más altos tienen más acceso a la salud que los bajos, eso hace que las posibilidades de comprar servicios de salud sea mucho más difícil para el trabajador de salario bajo".

Algunos grupos del sector privado de salud especularon con la posibilidad de que este freno al aumento podría ser un intento de intervención o nacionalización por parte del Estado. Sobre esos rumores, el vicepresidente de la Asociación de Clínicas manifestó: "El Estado en Argentina ha demostrado que es un pésimo administrador, una de las pocas cosas que funcionan bien en el país es la salud y la interacción publica-privada que hay, no sería buena idea destruirla, sería ir contra algo que funciona bien. Ir contra ese sistema es un desvarío".

Otras formas de financiarse
Uno de los efectos que se generaría ante la derogación del aumento de las prepagas es el aumento de copagos —dinero que paga un paciente con seguro médico por cada servicio de asistencia sanitaria— por parte de los prestadores de salud.

"Hay muchos planes que el prepago no cobra un copago, porque el aporte era suficiente para no hacerlo, pero si no hay financiamiento de un lado tiene que haber del otro lado", consideró Rodrigo Sánchez Almeyra. "Si no entra dinero por un lado, tiene que entrar por otro", remarcó.

El Presidente pidió "cuidar el bolsillo" de la gente
Este miércoles el presidente Alberto Fernández se refirió a la medida de la suspensión del incremento de prepagas. "No estamos en condiciones de favorecer aumentos", puntualizó y añadió: "No podemos cargar sobre la gente esos aumentos. Existe un problema estructural del sistema de salud que hay que revisar".

"Tengo que cuidar el bolsillo de la gente, ya que la situación es muy delicada", sostuvo el mandatario y planteó que "todos tenemos que hacer un esfuerzo".