ROSARIO3.com
Clínicas privadas piden ayuda ante suba de insumos: el precio de los barbijos se cuadruplicó

La Asociación de clínicas, sanatorios y hospitales privados de Rosario acudió a la Municipalidad en busca de financiamiento extra ante el alarmante aumento de algunos ítems, como el alcohol en gel

La Asociación de clínicas, sanatorios y hospitales privados de Rosario, parte de la Unión Argentina de Entidades de Salud del sector privado (UAS) manifestó que “todas las Instituciones están trabajando para afrontar esta crisis sanitaria sin precedentes” pero manifestaron su preocupación por el aumento del precio de los insumos. Acudieron a la Municipalidad en busca de financiamiento. 

“Hemos ampliado los stocks de insumos y medicamentos muy por encima de los requerimientos habituales. Estamos soportando costos extraordinarios en esta provisión”, señalo el vicepresidente de la Asociación de clínicas, Rodrigo Sánchez Almeyra.
“El alcohol en gel, las batas hemorrepelentes, mascarillas de protección respiratorias sufrieron grandes aumentos. Los barbijos, por ejemplo, registraron un incremento de hasta el 400%”, advirtió Sánchez Almeyra que este martes participó junto a otras autoridades de la Asociación, de una video conferencia con el secretario de Desarrollo económico y empleo municipal, Sebastián Chale.
En el encuentro, solicitaron algún tipo de financiamiento para el sector privado de la salud.
Desde la institución explicaron que “hoy todas las clínicas y sanatorios han suspendido las prácticas electivas para enfrentar la pandemia del covid-19, y esto produjo un gran impacto financiero. Hay muy poca actividad, casi nula en las instituciones, porque estamos todas las clínicas y sanatorios, preparadas para recibir pacientes con coronavirus. Hay gran necesidad de financiamiento extra, para poder cubrir el desfasaje económico que se da por el no ingreso de dinero desde mediados de marzo”.
A nivel nacional, los sanatorios y clínicas privadas, se han preparado para asistir en la pandemia a los más de 30 millones de pacientes de obras sociales nacionales y provinciales, de prepagas de medicina privada y afiliados al Pami.
Por eso mismo –aseguraron– se han ampliado las áreas de cuidados crítico, para recibir un número creciente de pacientes complejos y se han generado nuevas camas dentro y fuera de las instituciones. También se sumó tecnología para detectar los casos positivos en corto plazo y con alta precisión; mientras que todo el personal realiza capacitaciones y adecua sus protocolos frene a la pandemia.